COLUMNA VERTIENTE

LuisCarrillo

Por: Bernardo Elenes Habas MxNoticias
El domingo 13, AMLO inaugurará la Escuela de Beisbol TOG.- Sin duda, se convertirá en un semillero para el talento deportivo de jóvenes de la región, quienes construirán sus sueños, como anhelaba don Tomás Oroz Gaytán.

Atienden detalles finales en el emblemático estadio de béisbol de Ciudad Obregón, “Tomás Oroz Gaytán”, para que quede convertido en flamante escuela, semillero de talentos del Rey de los Deportes.

Estadio TOGParte de dicha estructura se convirtió en aulas, donde los jóvenes de la región encenderán sus sueños y podrán aprender la profundidad teórica y práctica del Rey de los Deportes. Y, al mismo tiempo que canalizan correctamente sus aptitudes, se alejarán de tentaciones y vicios para convertirse en ciudadanos de bien, con la alternativa no lejana de brillar como estrellas de los diamantes, no sólo en México, sino en Estados Unidos y otros países.

Tengo la certeza de que en el fondo prevalece la visión de don Tomás Oroz Gaytán, quien convirtió en realidad su sueño cuando fue Tesorero del Gobierno del Estado en la administración que encabezó don Faustino Félix Serna (1967-1973), en el sentido luminoso de que Sonora tuviera estadios de béisbol dignos, y así nació, entre otros, el Tomás Oroz Gaytán.

En 2018, cuando el sexenio de Claudia Pavlovich puso en subasta el Tomás Oroz y el Héctor Espino de Hermosillo, recuerdo bien, propuse a través de esta trinchera de letras que debería pensarse, antes que vender el TOG para subsanar el quebranto que dejó la administración panista de Guillermo Padrés en el Isssteson, se convirtiera en un gran centro cultural y museo. Al respecto, en esos días escribí lo siguiente:

¿Por qué no lograr que las actuales y las autoridades queDon Tomás Oroz Gaytan… Cd. Obregon vienen, siembren y hagan florecer la semilla de una obra señera que se convierta en puente dispuesto a definir el horizonte pretérito del terruño hacia el futuro; para que en él se refleje la capacidad de asombro de las actuales y de las nuevas generaciones, y sepan, comprendan, de dónde vienen y para dónde van?

Hoy (2018), cuando se convierte en debate entre los cajemenses la decisión del Gobierno del Estado al buscar desprenderse del estadio de beisbol Tomás Oroz Gaytán (igualmente del Héctor Espino, de Hermosillo) poniéndolo en venta como alternativa encaminada a resarcir el quebranto en que sumió la administración pública de Guillermo Padrés (2009-2015) al Isssteson, cuando pasó por la dirección de tan importante instituto de salud para los trabajadores del Estado, la actual diputada federal Teresa Lizárraga, volviendo humo -de acuerdo a investigaciones de la Fiscalía Anticorrupción-, 4 mil millones de pesos del fondo de pensiones, en cuyas arcas, ahora, solo navegan 148 millones y se escucha el descontento ciudadano.

“¿Por qué no obligar a Guillermo Padrés y quienes fueron sus colaboradores, entre ellos Teresa Lizárraga, a que devuelvan el dinero mal habido y de esa manera no atenten contra el patrimonio deportivo y cultural del pueblo?”, me dijo un ciudadano indignado, cuando me vio la tarde del jueves 22 de marzo del 2018, imprimiendo gráficas del Tomás Oroz, sabedor del destino previsto para el edificio, que quizás sea demolido por sus posibles compradores.

La ubicación del TOG es magnífica. Se yergue majestuoso por la calle Guerrero al poniente, cercano a la emblemática Laguna del Náinari, con excelente vialidad y medios de transportación. Pero el gigante vive tal vez sus últimos días, esperando se cierre la compraventa para enfrentar un destino fatal e injusto.

Por ello (propuse), ¿no sería trascendente y un acto de justicia para los cajemenses, que esa monumental obra forjada durante la administración del gobernador Faustino Félix Serna (1967-1973), con la operatividad y pasión por el beisbol demostrada por su Tesorero, Tomás Oroz Gaytán, cuyo nombre le fue impuesto al estadio en su memoria, luego de su trágico fallecimiento el 5 de enero de 1973, se convirtiera en un gran Centro Cultural?

(En esos días de la muerte de don Tomás, el periodista y poeta Bartolomé Delgado de León, dejó su testimonio de agradecimiento y admiración por el distinguido cajemense, padre de la ex diputada local y federal María del Rosario Oroz Ibarra, con bello puñado de versos, publicados en su columna de Tribuna del Yaqui, resaltando su pasión por el deporte y su preocupación por heredar a las nuevas generaciones espacios dignos:

“Querías un parque para cada niño./ Un juego, una pelota,/ un ir y no volver./ Querías que cada joven dejara la taberna/ y anclase en medio llano/ sediento de correr./ (No concebías/ al mundo sin deporte ni alborozo/ y sin la plena floración del alma./ Y no creías/ que este mundo pudiera levantarse/ sin el juego vital de la esperanza…/ Esta tarde, Señor, estoy tan triste,/ tan lleno de dolor,/ tan a distancia,/ que no entiendo, ni sé, ni busco nada/ sin él…”).

Y ese Centro Cultural propuesto podría contar con un museo que se constituiría en ventana abierta hacia una realidad de esfuerzo y trabajo que ayer fue. Espejo fragmentado de acontecimientos y luchas. De anhelos y emociones. De testimonios, para que en sus caminos los niños, los jóvenes actuales y los que vendrán, definan la consistencia de sus huellas. La estructura colectiva de su estirpe. El río de la vida que no cesa, y que demanden su acta de identidad, para que sepan aquí y proclamen ante ellos mismos y el mundo su orgullosa raigambre, la forma como nació este pueblo, su pueblo, nuestro pueblo…

Pero además, considerando las proporciones del estadio, habría espacio para salas de exposiciones plásticas y de artesanías yoremes; un auditorio multifuncional; y, al aire libre, una explanada ceremonial para que las etnias maravillosas trasciendan hacia los ojos y la inteligencia ávida de las familias, con sus tradiciones señeras, sin olvidar, por supuesto, la alternativa del deporte.

La historia, las tradiciones constituyen el alma de los pueblos. En ellas radica su visión de eternidad, cuando se preservan. O bien, se exponen al recuerdo tatuado en humo, capaz de borrarse fácilmente del sentimiento de la gente… Y Ciudad Obregón, merece, hoy y siempre, preservar su memoria, más allá de operaciones mercantiles y gubernamentales.

Esa fue mi aportación, promoviendo el rescate del TOG, el que finalmente, por disposiciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, lo perfiló con los recursos del Gobierno de la República a Escuela de Beisbol.

Venturosamente podemos decir que don Tomás Oroz Gaytán seguirá en la memoria y en la voz de niños, jóvenes y adultos de Cajeme, porque el estadio que el concibió no ha muerto, se transforma en “Escuela de Beisbol Tomás Oroz Gaytán”.

Le saludo, lector.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

Académicos del Creson Exponen Avances de Investigación sobre Pandemia y Educación Virtual

Por: Redacción MxNoticiasHermosillo, Sonora.- Investigadores del Cuerpo Académico (CA) “Docencia, Prácticas Educativas y su Impacto Social” presentaron avances de un trabajo sobre pandemia y educación virtual, en el seminario de investigación de la Red Nacional para el Fortalecimiento de Cuerpos Académicos (Renafca). Blanca Julia Silva Ballesteros, líder del CA y profesora […]
A %d blogueros les gusta esto: